Inicio Internacionales Haití, entre nervios y optimismo con la nueva política migratoria de EE.UU.

Haití, entre nervios y optimismo con la nueva política migratoria de EE.UU.

786
0
Compartir

PUERTO PRÍNCIPE. La sociedad haitiana está recibiendo con nerviosismo las consecuencias del fin del estatus migratorio especial otorgado por Washington a casi 59.000 ciudadanos de ese país, aunque algunos aceptan este cambio de política con alivio y lo ven como una “oportunidad” para Haití.

El Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos anunció el lunes la derogación del Estatus de Protección Temporal (TPS) para los haitianos llegados ilegalmente al país después del devastador terremoto de 2010, abriendo el camino para su expulsión a partir de julio de 2019.

Recordando el “panorama abrumador” de las aproximadamente 200.000 personas ya devueltas a Haití desde República Dominicana tras un cambio de política migratoria en 2013, “sin acogida, sin apoyo público y sin una verdadera política de reinserción, Haití no puede absorber a más personas del exterior”, se inquieta Geralda Sainville, del grupo de apoyo para repatriados y refugiados.

Evitar que las tragedias familiares se multipliquen es uno de los primeros argumentos de quienes piden la regularización de los actuales beneficiarios del TSP ya que, según el Centro de Estudios Migratorios de Nueva York, 27.000 niños estadounidenses tienen al menos un padre que goza del estatus especial.

Pensado para ciudadanos de países que enfrentan conflictos armados o desastres ambientales, el TPS se extendió a ciudadanos haitianos luego del terremoto que dejó más de 200.000 muertos.

“Satisfacción”

Todavía profundamente afectada por el terremoto de 2010, Haití enfrenta condiciones sociales extremas: 70% de su población está amenazada por la inseguridad alimentaria y los daños causados por el huracán Matthew en octubre pasado en áreas agrícolas refuerzan ese problema.

La decisión de la administración Trump suscitó indignación en muchos legisladores cuyos distritos electorales acogen a una gran comunidad haitiana.

No obstante, la moratoria antes del final del TSP para haitianos ofrece motivos de alivio, especialmente entre los políticos.

“Es una satisfacción para nuestros ciudadanos que viven en Estados Unidos porque hay países como Honduras o Nicaragua que no pudieron obtener esta moratoria. Nuestros ciudadanos tienen 18 meses para actualizar su estado”, dijo el martes a la AFP Tamara Orion, portavoz de la presidencia haitiana.

“Estos 18 meses son una oportunidad para continuar la movilización con nuestros aliados, especialmente en el Congreso”, aseguró el martes Paul Altidor, embajador de Haití en Estados Unidos, a una radio de Puerto Príncipe.

“Sabíamos que este programa era temporal: la solución permanente requiere un cambio en la ley estadounidense”, agregó el diplomático, instando a las familias afectadas a contactar a abogados especializados en migración.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here