Inicio Internacionales Exguerrilleros colombianos lanzan nueva cadena de televisión por internet

Exguerrilleros colombianos lanzan nueva cadena de televisión por internet

900
0
Compartir

BOGOTÁ. En un baño reducido, Marilú Ramírez se prepara para su segmento en un estudio de producción cepillándose su largo cabello negro y poniéndose otra capa de rímel en las pestañas, pequeños lujos en una vida que ya no transcurre tras las rejas.

Sentenciada a 27 años de cárcel por el papel que desempeñó en un atentado con coche bomba en una escuela militar, Ramírez quedó en libertad como parte del acuerdo de paz de Colombia con los rebeldes izquierdistas y ahora es conductora de un programa de debates en internet.

El programa en vivo es producido por Nueva Colombia Noticias, una cadena iniciada por exguerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia que busca ofrecer una alternativa a lo que algunos ven como un panorama de medios de comunicación lleno de emisoras tradicionales cuyos contenidos carecen de objetividad.

Un año después de la firma del acuerdo, los excombatientes viven en un hotel pagado por el gobierno colombiano, enseñándose a manejar cámaras y preparándose para lanzar un noticiero diario.

Su audiencia aún es minúscula, pero esperan atraer a una gran cantidad de seguidores leales al enfocarse en historias de los sitios que mejor conocen: Partes remotas de Colombia que durante mucho tiempo fueron ignoradas tanto por las cadenas gubernamentales como por las privadas.

“Darle espacio a todas aquellas personas que por décadas han vivido en el anonimato, pero sí viviendo, de primera mano, todas las limitaciones y las negaciones que han tenido por parte del Estado”, afirmó Ramírez después de grabar su programa de debate “La Mesa Caliente”.

La historia de Nueva Colombia Noticias es de muchas maneras un microcosmos tanto de los éxitos como de los desafíos de reintegrar a los exguerrilleros en la sociedad colombiana. Al reportar desde las calles, los excombatientes están topándose cara a cara con una población renuente a aceptarlos tras cinco décadas de conflicto sangriento. Muchos colombianos también se muestran recelosos de los vínculos continuos que la cadena tiene con los exguerrilleros y del respaldo que da a su nuevo partido político.

“Aún le falta mucho para lograr una independencia y no parecer un órgano de propaganda del partido político FARC”, dijo Fabiola León, representante en Colombia del grupo activista internacional Reporteros Sin Fronteras.

En la jungla urbana de Bogotá, los periodistas en ciernes están poniendo en práctica muchas de las mismas técnicas que aprendieron mientras esquivaban bombas y balas en el campo: Procurar mantener la calma incluso cuando los personajes entrevistados comienzan a calificar a los exrebeldes como monstruos y terroristas.

“Uno siente ese rechazo”, dijo Gersson Pedraza, de 25 años, que se unió a las FARC cuando tenía 12. “Pero toca aguantarse”.

En la actualidad el canal tiene 25 reporteros en la capital de Colombia, casi todos exrebeldes que viven de los pagos mensuales del gobierno colombiano contemplados en el acuerdo de paz. Son unos 225 dólares, equivalentes al 90% del salario mínimo actual en la nación. La cadena también se apoya en la información de periodistas ubicados en algunas de las 26 zonas donde los exguerrilleros están realizando una transición a la vida civil.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here