Inicio Internacionales Arqueólogos descubren dos tumbas antiguas en Luxor, Egipto

Arqueólogos descubren dos tumbas antiguas en Luxor, Egipto

850
0
Compartir

LUXOR. Equipos de arqueólogos han encontrado dos tumbas antiguas en la ciudad sureña de Luxor, según anunció el sábado el Ministerio egipcio de Antigüedades.

Una de las tumbas tiene cinco accesos que llevan a una sala rectangular y contiene máscaras funerarias de madera pintada, vasijas de barro y una momia envuelta en lino.

La otra tiene una cámara mortuoria de seis metros (yardas) de largo que lleva a cuatro cámaras laterales, y contiene fragmentos de ataúdes de madera y otros objetos.

Las inscripciones de las paredes apuntan a que las tumbas se remontan a la 18va dinastía, faraones que gobernaron hace unos 3.500 años.

Las personas sepultadas en las tumbas no han sido identificadas aún.

Tras 5 años de excavaciones en Luxor, egiptólogos españoles han identificado al propietario de la tumba TT209, que es más antigua de lo esperado y que, sin haberlo previsto, ayudará a conocer cómo eran las lluvias en Tebas en el primer milenio.

Una tumba del Periodo Tardío situada en la orilla occidental de Luxor, que es distinta a lo que se esperaba por su original arquitectura y que, según sus estudios, es la construcción más antigua que se conoce actualmente de la Dinastía XXV.

Las excavaciones han permitido corregir la datación de la tumba, que ahora puede ser atribuida a esa Dinastía (c. 747 a 664 a.C.), originaria de la ciudad-estado de Napata (Kush), y el nombre y los títulos de su propietario nubio, Nisemro, el “supervisor del sello”.

La TT209 fue construida en la ladera norte del wadi Hatasun, que nace en el valle de los Colores y entra en el del Nilo junto al muro meridional de la “Mansión de millones de años” de Ramsés II.

“La información disponible sobre el yacimiento antes de iniciarse la primera campaña de nuestro proyecto era muy escasa. Del grupo de tumbas tebanas tardías de tamaño medio, era una de las menos conocidas”, relata Molinero.

La primera actuación sobre el terreno fue en julio de 2012 y cuando empezaron el trabajo de campo la tumba ya no se veía.

“Identificamos dónde estaba por referencias antiguas. Estaba completamente sepultada por riadas recientes del wadi, las basuras caídas desde la aldea de Hurubat y algunos escombros del momento de la demolición de sus casas”, pues la población local fue desplazada de allí cinco años antes.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here