Inicio Recientes Ríos del GSD se convierten en vertederos flotantes

Ríos del GSD se convierten en vertederos flotantes

920
0
Compartir

Los desechos sólidos, en especial los plásticos, se han convertido en un gran problema social, ambiental y sobre todo en una situación difícil de resolver por los ayuntamientos municipales. Los ríos Ozama e Isabela se han transformado en vertederos flotantes donde todas las cañadas del Gran Santo Domingo que desembocan allí tiran más basura que agua. El río Ozama nace en Monte Plata y desemboca en el mar Caribe, arrastrando la basura arrojada por personas que residen en los sectores de Cancino Adentro, Colinas del Este, Vista Hermosa, Los Minas, Los Tres Brazos, Las Cañitas, Guachupita, Mejoramiento Social y la Zona Colonial. También llega al mar Caribe la basura arrastrada por el río Isabela, que nace en Villa Altagracia, y luego se une con el Ozama. Las aguas del río Isabela pasan por los barrios Capotillo, La Zurza, Puerto Isabela y Simón Bolívar. El afluente actualmente está repleto de plásticos, lila, botellas de cristal y cerdos, que entran a bañarse, e incluso materia fecal que flota en la superficie. Los moradores de la zona dicen que están hastiados de pedir que el Gobierno vaya a su rescate. También dicen que son conscientes de que de los diferentes sectores tiran la basura directamente al río, que igualmente es contaminado por la Cañada Los Ríos.

“La cañada cuando baja arrastra toda esa basura, nosotros tenemos muchísimo tiempo reclamando, pero como quiera todo eso es en balde. Eso a veces lo limpian pero como quiera esa gente que vive allá arriba no para de tirar la basura. Realmente necesitamos que esto se resuelva o que nos desalojen”, dijo una residente de La Zurza.

Existen otras cañadas importantes donde en algunas zonas los peces muertos flotan junto a plásticos, botellas, zapatos y ropa de vestir. Esas cañadas son Arroyo Manzano, que se comunica con el afluente Isabela, la cañada de Benavides en La Ciénaga, que está arropada completamente de desechos plásticos, y la cañada de Gualey justo debajo del Teleférico de Santo Domingo, donde los moradores aseguran que no pueden dormir por el hedor a goma podrida y animales muertos. “Me siento mal, porque esto es un foco de contaminación descontrolado, esto no tiene freno porque nadie hace nada. Aquí viene gente de lejos en camionetas a tirar basura, plásticos, gatos y perros muertos, aquí tiran de todo. Hay que ponerle un alto a esto, todos debemos de hacerlo, hay que tener conciencia del daño que eso hace”, expresó Armando Montilla, residente en el sector La Ciénaga.

En ese sentido, la cañada “Los Ríos”, localizada en el sector La Puya, de Arroyo Hondo, es “un vertedero flotante” repleto de desechos sólidos como botellas de cristal, fundas plásticas, ropas y excremento humano lanzados por moradores de la zona. Los residentes del lugar denunciaron que el hedor, así como los animales muertos que lanzan allí, hace que la vida en la comunidad no sea de calidad humana. El área más afectada es el sector “Las 800”, en la calle Isabel de Torres, habitada en su mayoría por nacionales haitianos, donde sus casas son construidas de forma improvisada y tienen sus desagües de la cocina y los baños directamente hacia el arroyo, provocando un alto nivel de contaminación en la cañada.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here